miércoles, diciembre 31, 2008



Una Sabia Resolución

Bien dice el dicho: “Al que a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija”.
Esto lo he comprobado una y otra vez, por esa razón soy muy selectiva no solamente con mis amistades, sino también con lo que veo, escucho, pienso y hablo.
Nosotros podemos ser impactados ó infectados por las personas, comentarios, pensamientos y conversaciones que dejamos entrar a nuestra vida.

Los que me conocen saben que el lema que he usado durante todo este año es que “ni mi gozo ni mi paz son negociables” , parece facil decirlo, pero la realidad es que cada día viene cargado con sus propias dificultades y depende de uno mismo tomar la decisión de verlo como un regalo de Dios y como una nueva oportunidad para defender nuestro gozo, que es la fuente de nuestra fortaleza y nuestra paz mental y espiritual que es el estado perfecto para escuchar la voz de Dios.

Si alineamos nuestros pensamientos y nuestras decisiones con la palabra de Dios, no solamente vamos a sentirnos en constante deleite, sino que seremos comparados a un árbol plantado a la orilla de un río que cuando llega su tiempo, da fruto y sus hojas jamás se marchitan.
Todo cuanto hace prospera!!!!, tal como nos enseña el Salmista David.

La mejor resolución que podemos hacer para este 2009, es arrimarnos a Dios y su sombra nos cubrirá, nos fortalecerá, nos restaurará, nos capacitará, nos guiará en TODO.
El arrimarnos significa depositar nuestra entera confianza en Él, ser selectivos con lo que vemos, escuchamos, pensamos y hablamos tomando la decisión de no negociar nuestro gozo ni nuestra paz.

Feliz Año Nuevo!!!

1 comentario:

Milagros Matos dijo...

Asi mismo es mi amiga amada! El que habita al abrigo del Altisimo, morara bajo su sombra. Tremndo arbol no! Sigamos arrimadas a ese Arbol que nunca nos faltara su sombra. Felicidades en el 2009!!