jueves, febrero 12, 2009


Relax……….Dios está en control.

Algo que tenemos en común los seres humanos, sin importar nuestro temperamento es la incomodidad que acarrea perder el control de una situación ó problema.
Cuando nos encontramos en ese punto, tenemos la opción de perder nuestra paz, nuestro gozo, haciéndole la vida un yogurt a los que nos rodean, con nuestras quejas y negativismo, ó bien podríamos poner nuestras preocupaciones en las manos de Dios, con la confianza de que todo va a salir bien, entendiendo que los planes y propósitos que Él tiene con nosotros son extraordinarios.
Este no es un proceso fácil, pero como dice el dicho, “La Práctica Hace La Perfección”.

Las pasadas navidades mi hija de 11 Años nos pidió de regalo un “ipot touch”. Casi todos lo días nos preguntaba si la íbamos a complacer y nuestra respuesta fue siempre la misma: “Espera, tienes que confiar en nosotros”. Para mí es una satisfacción muy grande poder cumplir los sueños de mis niñas. Cada navidad mi corazón reboza de alegría con solo ver sus caritas abriendo sus regalos.

Si los seres humanos somos capaces de experimentar tales sentimientos hacia nuestros seres queridos, imagínense los sentimientos de Dios hacia nosotros. El se place en escuchar nuestras peticiones, en enjugar cada lágrima y en cumplir los anhelos de nuestro corazón. Que no te quede la menor duda de esto!
Lo único que Él pide de nosotros es nuestra entera confianza y que en el proceso de espera disfrutemos cada día al máximo.

Así que si estás atravesando el “Niágara en Bicicleta”, decide darle el control absoluto a Dios, alegrando su corazón con tu confianza inmovible en su palabra y verás como las cosas comenzarán a obrar a tu favor.

Recuerda………..tu paz y tu gozo no son asuntos negociables.
No importa la gravedad de la situación. Decide Confiar en Él.

Feliz Día!!

2 comentarios:

Milagros Matos dijo...

Dios es el mismo "Ayer, Hoy y Siempre" Si el lo dice lo cumple.
Muy bueno.
Te felicito y que pases un feliz dia de la Amistad con El.

Pris dijo...

Muy buena palabra. Como anillo al dedo...