jueves, marzo 19, 2009


No Le Busques La Quinta Pata Al Gato.

Esta semana la madre naturaleza nos ha visitado de una manera muy peculiar. Una gata y sus cinco gatitos recién nacidos, han hecho de mi jardín su hogar.
Hemos experimentado la ternura y la compasión a su máximo esplendor, al ver la abnegación y el cuidado que este animal tiene por sus bebés.
Hemos hecho todo a nuestro alcance por hacer sentir a esta familia de seis, amada cuidada y segura.
Nos gustaría hacer mayores cosas por ellos, pero la mamá gata en su temor de que le hagamos daño a una de sus criaturas no nos da la oportunidad de acercarnos a ella como quisiéramos.

Me imagino que Dios se ha sentido de la misma manera en más de una ocasión, cuando decidimos enfocarnos en nuestros temores y no en la verdad de su palabra.

El temor nos paraliza, nos hace darle validez a nuestras limitaciones, nos motiva a darle el trono de nuestra mente al razonamiento lógico. En cambio la fe nos hace ver nuestro panorama mas oscuro en verdes pastos, porque hemos decidido creer en lo que Dios puede hacer y no en nuestro propio entendimiento.

El Dios que abrió el mar rojo, que caminó sobre las aguas, que alimento a miles con solo cinco panes y dos peces, es el mismo Dios que quiere extenderte la mano y soplar aliento de vida sobre tu situación en este día.

Decide creer y no te quedes como la gata, que por conformarse con lo bueno, se está perdiendo de lo mejor.

2 comentarios:

Milagros Matos dijo...

Jajaja, que tremendo, Bueno, pero a pesar de todo esa gata en bien favorecida, pues nada mas y nada menos que tener tu jardin de Maternidad!! Me imagino los cuidados para con ella y sus crias! Lo importante es que aprendamos lo que nos quieres enseñar con esta ilustracion. Es cierto, muchas veces nos perdemos de lo mejor de Dios por miedo a perder lo bueno. Señor ayudanos a confiar mas en ti y creerte a ti, a reposar en tu cuidado, sabiendo que tu tienes control de todo.

Pris dijo...

Dios mio! Esto hay que traducirlo...que buena palabra Sandy!!!!