viernes, noviembre 08, 2019

RECEPTORA DE MILAGROS


“A veces la fe parece una negación de la realidad, pero eso es porque nos aferramos a una realidad más real que la que podemos percibir con nuestros cinco sentidos”.

– Mark Batterson





¡Me atreví a creerle!

No sé como explicarlo, ya que me encontraba al final de un callejón sin salida —al borde de enganchar la toalla, ahogada en mi miseria, sumergida en mi desesperación.

Por más de una década llevé la carga de mi vergonzosa enfermedad, gasté todo lo que tenía tratando de buscar sanidad, pero todo fue inútil. Socialmente, impura; físicamente, débil, y emocionalmente, aburrida, desgastada y frustrada.

¡Pero, me atreví a creerle!

Había escuchado hablar de él, que solo con su presencia, su toque o la autoridad en sus palabras, libertaba al oprimido, sanaba al enfermo e infundía sentido y plenitud.

 Se llama Jesús y dice ser el Hijo de Dios.

Mi espíritu sintió un frescor, un rayito de esperanza que elocuentemente me animaba a nadar en vía contraria a mis razonamientos. Me invitaba a participar de algo más allá del protocolo social y de mis convicciones.

Abracé la posibilidad de un nuevo comienzo libre de dolor, vergüenza y aislamiento. 

Confieso que no me fue tan fácil.  En el momento no lo entendía, pero luego supe que en su soberanía e infinito amor mi sanidad estaba premeditada en su agenda.

¡Claro que me atreví a creerle!

Me dije a mi misma una y otra vez: "Si logro siquiera tocar el borde de su manto, quedaré sana".  

Renové mi mente en la dirección de esta gran verdad y me negué a ser una espectadora más. Me propuse creerle a Jesús y ser protagonista de su toque milagroso.

Frágil, un poco asustada, pero decidida a tomar posesión de aquello que era visible a mi espíritu y nublado a mis ojos naturales, me escurrí entre la gran multitud que lo apretujaba.

Con solo verlo de espalda mi corazón se llenó de esperanza. A medida que trataba de acercarme a él una fuerza mayor parecía abrirme paso entre la multitud… 
sí, toqué su ropa ¡al instante quedé libre de mi aflicción!

¡Valió la pena creerle a Jesús!

Su tierna mirada y sus palabras de aprobación alimentaron mi alma, le dieron sentido a mis pasos y alegría a mi corazón: “Hija, tu fe te ha sanado. Ve en paz. Se acabó tu sufrimiento”.

Amiga, la historia de esta valiente mujer quien por doce años padeció de hemorragias, es una invitación abierta para que tanto tú como yo seamos protagonistas de los grandes milagros que Dios quiere hacer en nuestras vidas.

¡Eres receptora de milagros!

“No tengas miedo; cree nada más”. – Jesús - Marcos 5:36

Amor y gracia,

Sandy



No hay comentarios: