viernes, julio 19, 2024

QUIÉRETE BONITO


No estoy sola, estoy conmigo. Abrazo los rinconcitos sensibles de mi alma, descanso en la mano soberana que me cuida.

 

Para mi amiga aprendiendo el camino hacia ella misma:

 

Abre tus alas y recibe amor.  

No dudes en transformarte y volar.

Saborear el arte de quererte,

de pensar verdades hermosas de ti.

 

Descubre lo que te hace especial.

Celebra el vibrar de todos tus sueños.

Muévete con carisma y propósito,

disfruta cada parte del proceso.

 

Libérate de esas limitaciones,

de las creencias que te anclan al fango,

de los pensamientos adobados con juicio;

esos que empañan tu dignidad.

 

Ámate, sin peros ni culpas.

Descubre el jardín que llevas dentro.

Abraza con compasíon lo que allí ocurre,

cultiva el arte del silencio, la calma y la paz.

 

Vive, sí, decide vivir ahora.

Saborea el instante presente, contempla.

Baila bolero con tu respiracion, sonríe.

El amor y la gracia alumbran tu destino.

______________

Amor y gracia




 

 

viernes, julio 12, 2024

AFIRMACIÓN QUE ILUMINA CAMINITOS BONITOS


Existen palabras que abrazan con amor, calman la ansiedad y devuelven sonrisas.

 

 

Cinco flores hermosas que me fueron dadas de un jardín honesto, amoroso y rebosante de fe. En ese instante no entendí la trascendencia del regalo que tenía entre mis manos, pero no tenía dudas de que se trataba de un obsequio perfecto para la ocasión.

Mi corazón se debatía entre la preocupación y la posibilidad de un desenlace feliz, sin embargo, no articulé mi dilema. Ya había orado y, aunque estaba en un lugar filoso e incómodo, me convenía esperar con la mejor actitud posible. Fácil decirlo, más no vivirlo.

Entre sonrisas , sorbos de café y conversaciones orgánicas, se coló una composición de cinco palabras con olor a calma y frescura. Un abrazo de serenidad que regala una ruta más amable y menos transitada. Una perspectiva dulce y poderosa que hoy te comparto para que tú también degustes su esencia e intercambies tu disonancia por su abundante armonía y paz:

Todo está en orden divino.

Piensa en estas palabras y saboréalas con lentitud y corazón agradecido.

Amor y gracia,

Sandy





 



viernes, julio 05, 2024

UNA CAMOMILA CON JESÚS


 

Transforma tu preocupación en una oración, de esas donde tus silencios, lágrimas y suspiros expresan con elocuencia tu sentir.

 

Para esos días donde la intranquilidad insiste en hacer la visita…

 

Querido Jesús,

gracias por escucharme con amor y paciencia. Sabes perfectamente cómo me siento.

 Mi corazón es un libro abierto en tus manos. No hay nada oculto en mí, lo sabes todo.

Te ofrendo esta vulnerabilidad asfixiante que me impide descansar mis pensamientos y emociones en tu abrazo de paz.

Calma el bullicio en mi interior para escucharte con claridad. Enséñame a no temerle al silencio, a saborear la riqueza que se respira en tu compañía.

Abrázame con tu gracia,  espanta mis miedos con tu amor.

Acurrúcame en tu pecho, y si lloro, apriétame un poquito más fuerte. Susurra palabras de dirección y afirmación; abre mi espíritu a tus posibilidades.

Jesús, mis emociones insisten en caminan en dirección opuesta a mi fe, sin embargo, decido aferrarme a la seguridad de que me amas, me escuchas, me validas, me acompañas.

Gracias por entenderme, por no juzgarme, por no compararme con otros ni exigirme más de lo que humanamente puedo hacer.

Gracias por permitirme llorar libremente en tu regazo, por recordarme que mi vulnerabilidad es una expresión genuina de mi fortaleza. Sí, mis lágrimas manifiestan elocuentemente lo que no puedo expresar con palabras, y tú me entiendes a la perfección.

Te ofrendo mis nudos internos y mis garabatos mentales. Descanso en la seguridad de tu amor por mí.

Gracias Jesús.

¡Amén!

_________

Amor y Gracia

Sandy



viernes, junio 28, 2024

CUANDO PARO Y OBSERVO


Si prestas un poquito de atención lograrás ver a la felicidad salir a tu encuentro. Sin perseguirla, sin fórmulas complicadas. Ahí, en lo cotidiano e imperfecto.

 

Para mi amiga buscando tesoros a la luz del sol:

Ahí, donde al alma sonríe y encuentra paz, donde sientes que llegaste a casa aunque estés fisicamente en un lugar lejano. Olores, sabores, paisajes, sensaciones que besan con ternura tu esencia y despiertan una constelación en tu interior. Un no sé qué, un qué sé yo, un bienestar interno que te roba un suspiro y aligera tu alma.

Ahí, donde las tareas cotidianas se transforman en floridos diarios de gratitud, donde el deseo de saborear la vida trascienden circunstancias perfectas, donde un tipo de riqueza diferente a la oficial  te viste y calza de plenitud. Una sinfonía de pajaritos anunciando el nuevo día, ese primer traguito de café que sabe a gloria, un perrito faldero descansando junto a tí, botones abiertos de tu orquidea favorita.

Ahí, donde a pesar de tus miedos e inseguridades, decides llenarte de ilusión y alinearte a los sueños que la mano dulce y soberana ha sembrado en tu corazón. Ahi, donde la gracia sale a tu encuentro y te premia con nuevas y mejores oportunidades. Ahí, querida amiga, donde la felicidad se hace presente en cada estación que visita tu vida.

Amor y gracia,

Sandy




viernes, junio 21, 2024

NO ESTOY SOLA, ESTOY CONMIGO.


Ahi,  donde el alma sonríe y encuentra paz
.

 

Confieso que acepté la invitación con un poquito de reservas… ¿Será que sí? ¿Será que no? Pero, a medida que abrazaba la idea, mi interior se iluminaba con rayitos de ilusión que se sentían como mariposas traviesas jugando en  jardín florido.

Me puse un vestido dominguero, mis sandalias favoritas, colorcito en las mejillas, y salí disparada a la aventura frente a mí.

De camino, noté algo peculiar, la naturaleza parecía celebrar mi decisión —los arboles bailaban las notas musicales entonadas por la brisa fresca, mientras que las nubes montaban la coreografía con formas que armonizaban a la perfección con el azul capri del cielo—. Un guiño de ojo divino, aplausos de aprobación de parte del creador.

Llegué a mi cita sin prisa, decidida a disfrutar cada instante, saborear el presente y, por supuesto, honrar la compañía. Como siempre, ordené un latte de caramelo, acompañado de un crepe de limón. Cada sorbito supo a gloria, cada bocado fue mágico y, ni hablar de la conversación, salí renovada.

Una plática amena, amorosa y sanadora. Un paseo que muchas veces cuestiono, pero que siempre  deja mi alma desbordada de calma, creatividad y gratitud. Una cita conmigo misma, un tiempo especial donde recuerdo que no estoy sola, que estoy conmigo.

Amor y gracia,

Sandy