viernes, marzo 01, 2024

UNA CAMOMILA CON JESÚS


Transforma tu preocupación en una oración, de esas donde tus silencios, lágrimas y suspiros expresan con elocuencia tu sentir.

 

Para esos días donde la intranquilidad insiste en hacer la visita:

 

Querido Jesús,

gracias por escucharme con amor y paciencia. Sabes perfectamente cómo me siento.

 Mi corazón es un libro abierto en tus manos. No hay nada oculto en mí, lo sabes todo.

Te ofrendo esta vulnerabilidad asfixiante que me impide descansar mis pensamientos y emociones en tu abrazo de paz.

Calma el bullicio en mi interior para escucharte con claridad. Enséñame a no temerle al silencio, a saborear la riqueza que se respira en tu compañía.

Abrázame con tu gracia,  espanta mis miedos con tu amor.

Acurrúcame en tu pecho, y si lloro, apriétame un poquito más fuerte. Susurra palabras de dirección y afirmación; abre mi espíritu a tus posibilidades.

Jesús, mis emociones insisten en caminan en dirección opuesta a mi fe, sin embargo, decido aferrarme a la seguridad de que me amas, me escuchas, me validas, me acompañas.

Gracias por entenderme, por no juzgarme, por no compararme con otros ni exigirme más de lo que humanamente puedo hacer.

Gracias por permitirme llorar libremente en tu regazo, por recordarme que mi vulnerabilidad es una expresión genuina de mi fortaleza. Sí, mis lágrimas manifiestan elocuentemente lo que no puedo expresar con palabras, y tú me entiendes a la perfección.

Te ofrendo mis nudos internos y mis garabatos mentales. Descanso en la seguridad de tu amor por mí.

Gracias Jesús.

¡Amén!

_________

Amor y gracia,

Sandy




 

viernes, febrero 23, 2024

DE MÍ PARA MÍ

 

¡Qué linda la mujer que se viste con la misma gracia que concede a los demás!

 

 

Para mi ser extenuado:

A veces soy muy dura conmigo misma. Sacrifico mi esencia en el altar de mis propias expectativas, exigiéndome más, mucho más de lo que puedo sostener.

¿A quién trato de impresionar? ¿Con quién pretendo quedar bien?

Cuelo una taza de café e invito estas dos preguntas a una charla honesta. Respiro. Doy la bienvenida al silencio y, un nudo en la garganta me indica que toqué fondo; emocionalmente agotada, con un bullicio interno renuente al orden y a la calma.

Dulces lágrimas de desahogo alivian mi carga interna. No me disculpo ni me siento de otro planeta por permitirme llorar libremente, al contrario, me felicito por hacerlo. Realmente lo necesito.

Con voz temblorosa y entrecortada me pido disculpas por poner mis necesidades en último plano, por confundir la fortaleza con aguantar hasta poner en riesgo mi salud, por no nutrirme con la misma empatía y compasión que comparto con los demás.

 Para poder amar desde la belleza de mi esencia, primero debo elegir amarme, sí, amarme, sin sentirme culpable ni egoísta. Escucharme sin juicios, validar mis emociones, honrar el descanso, educar mi voz interior para que sea mi mejor aliada, ignorar esas opiniones externas que drenan mi paz y abortan mis sueños.

Me regalo un abrazo, sonrío, agradezco a Dios por su amor sin condiciones. Respiro consciente y despacito. Acepto la invitación de amarme, para asi poder amar a los demás como a mí misma.

_____________

Amor y gracia

Sandy

 


viernes, febrero 16, 2024

AMIGAS


 

¡Un brindis por esas amigas que transitan nuestro corazón con guantes de seda y usan sus palabras como bálsamo!

 

Benditos espacios sagrados donde mi carga interna es desvestida con manos de seda, donde no hay lugar para juicios ni reproches impertinentes, sólo la almohada de un pecho rebosante de amor y comprensión.

Una mirada compasiva que intenta sentir como siento o al menos me acompaña como farolito para que mis pies no resbalen. Labios pintados de sabiduría dibujando un paisaje donde la felicidad baila con la tristeza, la fe con la duda y la esperanza con mis limitaciones presentes. Dulce empatía que me invita a florecer justo donde he sido plantada.

Gracias por tus abrazos de miel, por calmar mis tormentas mentales con tus sabias y amorosas palabras. Me alientas a esperar lo mejor, a vestirme de paciencia y confianza, mientras germina la abundante siega reservada para aquellos que deciden transitar los pantanos propios de la vida con fe, calma y fuerza de voluntad.

Benditos espacios sagrados donde puedo desnudar mis emociones frente a la dulzura de tu mirada compasiva y llena de bondad. Se aligera mi carga, siento alivio, puedo escuchar una nueva melodía que me anima a caminar con la mejor actitud posible ante la encomienda que la vida trajo a mi puerta.

¡Gracias por tu amistad!

Amor y Gracia,

Sandy



viernes, febrero 09, 2024

QUIÉRETE BONITO


 

No estoy sola. Estoy conmigo. Abrazo los rinconcitos sensibles de mi alma, descanso en la mano soberana que me cuida.

 

Para mi amiga aprendiendo el camino hacia ella misma:

 

Abre tus alas y recibe amor.  

No dudes en transformarte y volar.

Saborear el arte de quererte,

de pensar verdades hermosas de ti.

 

Descubre lo que te hace especial.

Celebra el vibrar de todos tus sueños.

Muévete con carisma y propósito,

disfruta cada parte del proceso.

 

Libérate de esas limitaciones,

de las creencias que te anclan al fango

de los pensamientos adobados con juicio,

esos que empañan tu dignidad.

 

Ámate, sin peros ni culpas.

Descubre el jardín que llevas dentro.

Abraza con compasíon lo que allí ocurre,

cultiva el arte del silencio, la calma y la paz.

 

Vive, sí, decide vivir ahora.

Saborea el instante presente, contempla.

Baila bolero con tu respiracion, sonríe.

El amor y la gracia alumbran tu destino.

_______

Amor y gracia

Sandy



 

viernes, febrero 02, 2024

SILENCIOS SAGRADOS


Existe una voz superior, un suave susurro que acaricia mi alma y me invita al descanso.

 

Ese momento donde las palabras salen sobrando...

 

La mesa está servida, el café recién colado. Tú eres la invitada de honor.

No hace falta que hagas, sólo que seas. No se requiere agenda, lista de cosas por hacer ni marcas de cotejo. Tu presencia es suficiente.

Mientras más complejos sean tus garabatos mentales y emocionales, mayor comprensión encontrarán tus silencios, tus lágrimas, tus puntos suspensivos.

La honestidad en tu vulnerabilidad es valorada como  máxima expresión de fortaleza. En tu fragilidad, la fortaleza divina se manifiesta en ti a través del amor incondicional —susurros de gracia que transforman tus pedacitos rotos en lumbreras de un nuevo y mejor comienzo—.

La mesa está servida, el café recién colado. Tú eres la invitada de honor.

Las mismas manos que crearon el universo sostienen las tuyas, enjugan tus lágrimas, te visten de paz y plenitud. El mismo Dios que bordó el firmamento con la dulce melodía de su voz, te invita a descansar tu alma en la seguridad de su fidelidad.

____________

Amor y Gracia,

Sandy