viernes, febrero 03, 2023

ME DEBO UNA DISCULPA

 

Procesa tus emociones en la presencia de Dios. Él entiende, no avergüenza.

 


 Para mi ser extenuado…

A veces soy muy dura conmigo misma. Sacrifico mi esencia en el altar de mis propias expectativas, exigiéndome más, mucho más de lo que puedo sostener.

¿A quién trato de impresionar? ¿Con quién pretendo quedar bien?

Cuelo una taza de café e invito estas dos preguntas a una charla honesta. Respiro. Le doy la bienvenida al silencio, y un nudo en la garanta me indica que toqué fondo —emocionalmente agotada, con un bullicio interno renuente al orden y a la calma.

“Discúlpame”, digo con voz temblorosa y entrecortada, me regalo dulcemente un abrazo, y entre lágrimas y palabras de afirmación recuerdo que, para poder amar a los demás desde la belleza de mi esencia, primero debo elegir amarme a mí misma desde la empatía y la compasión —honrando mis limites, respetando mi tiempo de descanso, celebrando el arte de ser yo misma, ignorando esas narrativas que me roban la paz.

Acepto la invitación del silencio. Escucho detenidamente el lamento de mis emociones. Las identifico por nombre, para entenderlas y relacionarme mejor con ellas.

Siento lo que siento, sin juzgarme. Con amor y respeto, como lo hago con mi mejor amiga. Me estoy conociendo. Estoy sanando, estoy creciendo.


Amor y gracia,

Sandy


viernes, enero 27, 2023

¡Y SE ENAMORÓ DEL CAMINO!


 

Tus imposibilidades son semillas de grandes posibilidades en las manos de Dios. Vístete de fe y esperanza.

 

Ella entendió que no existe una varita mágica para hacer desaparecer las heridas del camino, aunque le costó tiempo llegar a tal realización. Por momentos pensó que estaba destinada a vivir con su deshonrosa carga interna —esa que nadie comprende, nadie nota, nadie medica.

Sin embargo, en el epicentro de su oscuridad se coló un dulce rayito de esperanza, un suave susurro invitándola a descansar en una verdad superior que las que rodeaban su vida. Y ella se atrevió a creer.

Un paso de fe que desató la furia de sus razonamientos y dudas, pero a medida que se enfocaba en la esperanza y en la acogedora melodía de amor que acariciaba su alma — consciente de la realidad de su vulnerabilidad— descubrió que cada pisada alumbraba su camino, y comenzó a sentirse mejor.

Entendió que a veces hay que perderse para encontrar el camino, llorar para aprender a sonreír, caerse para levantarse con más ganas, pero, sobre todo, descansar la mente y el corazón en la mano soberana que abraza tu historia con gracia y propósito. Continuó sintiéndose mucho mejor,

La transformación ha sido lenta y continúa siéndolo, pero ese detalle parece importarle poco. Se enamoró del proceso, se enamoró del camino. Hizo amistad con la paciencia, encontró descanso en los brazos del arquitecto de su destino… un día a la vez.



Amor y gracia,

Sandy




viernes, enero 20, 2023

AMADO JESÚS, HOY ME SIENTO ¡BLAH!

 

Porque hablar con Dios de tú a tú pone todo lo demás en la perspectiva correcta.

 

Gracias por entender la elocuencia de mi silencio y el embrollo que cargo en mi corazón. Gracias por salir a mi encuentro en mi momento más bajo, secar mis lágrimas y apretarme cerquita a tu pecho.

Las palabras salen sobrando. Gracias por no exigirme más de lo que puedo darte. Gracias por lo paciente que has sido conmigo. Eres el motorcito que me mantiene anclada en la perspectiva correcta, aunque por momentos quiera darme por vencida y dejar de luchar.

Jesús, estoy cansada. Cansada del bullicio de mis pensamientos, de la fragilidad de mis emociones, de la imperfección de mis circunstancias. Francamente, no me gusta este libreto, pero me pongo a pensar que, de una manera u otra, siempre me has traído a puerto seguro. Me toca seguir creyendo.

Estoy cansada de los consejos insípidos, de las opiniones irrelevantes, de las expectativas que los demás ponen sobre mis hombros sin tomar en consideración mi desgaste emocional, y los veinte mil otros detalles de los que ya hemos hablado.

Te ofrendo mi vulnerabilidad, los rinconcitos dolorosos de mi corazón, mis miedos, mis preocupaciones y todo lo que mis lágrimas articulan mejor que mis palabras.

Si, me siento ¡blah! Gracias por entenderme y no juzgarme. Gracias por refrescar mi interior y darme cariñito a través de tus susurros de paz y esperanza. Lo necesito.

 Nada puede compararse a este sagrado momento donde desvisto mis heridas sin temor al rechazo.

¡Eres lo máximo!

Gracias Jesús,

¡Amén!


Amor y gracia,

Sandy



viernes, enero 13, 2023

SIMPLEMENTE HUMANA


Cuando mis emociones no cooperan, medito en lo que creo, no en lo que siento… un poquito de paciencia, otro poquito de perseverancia.

 

Para mi amiga con las emociones patas arriba…


Tienes permiso de sentir,

de validar tus emociones,

de desenredar tus garabatos internos,

de platicar con tus dilemas,

de cuestionar su punto de origen.

 

Tienes permiso de llorar,

Sí, de llorar.

Sin dar explicaciones válidas,

sin esperar empatía en otros.

Simplemente llorar.

 

Permiso de abrazar tu vulnerabilidad,

de saltar de espalda al vacío

como quien se da por vencido.

De sonreírle a la fe,

y dejar que ella alumbre el camino.

 

Permiso de creer,

de apostarlo todo a Dios,

de llorar amargamente en su regazo,

de perderte en su mirada,

de renacer en su descanso.

 

Tienes permiso de bailar,

bailar al compás de su amor,

al ritmo de tus aflicciones,

en perfecta armonía

con su gracia y tu desierto.

 

Tienes permiso de reír,

de contar tu historia con sabor agridulce,

de mirar tus pisadas con gratitud,

de celebrar la fidelidad de Dios en tu vida.


Amor y gracia,
Sandy


viernes, enero 06, 2023

10 PENSAMIENTOS PARA MEDITAR MIENTRAS DISFRUTAS DE TU CAFECITO MAÑANERO


 

A veces una sola palabra es todo lo que necesitas para encontrar luz en el camino.

 

Te invito a leer despacio, saboreando cada palabra, disfrutando el momento presente.


1.  Adquiere el hábito de hablar con Dios como si estuvieras a solas con Él, familiarmente, con confianza y amor, como los amigos más queridos y amorosos. 

- St. Alphonsus Ligouri


2.  Si solo te concentras en tus errores, no verás tus logros. Si solo ves lo que te falta no disfrutarás del momento, del aquí y el ahora. 

– Walter Riso, Enamórate de ti.


3.  Todas las grandes cosas provienen de comienzos pequeños… y la tarea de construir un buen hábito es como cultivar una delicada flor un día a la vez. 

- James Clear, Hábitos Atómicos


4.  El enemigo de la intencionalidad y de una vida bien vivida es la distracción. Conoce a tu enemigo. 

- Joshua Becker, Things that matter


5.  A veces ponerte a ti mismo primero significa decepcionar a alguien más, y eso está bien.

- Dr. Caroline Leaf


6.  Si usted me conoce basado en lo que yo era hace un año, usted ya no me conoce. Mi evolución es constante. Permítame presentarme de nuevo.

- Oscar Wilde


7.  Una semilla crece sin sonido, pero un árbol cae con un gran ruido. La destrucción tiene ruido, pero la creación es tranquila . Este es el poder del silencio. Crece en silencio.

 - Confucio


8.  “Yo creo en ti”. Palabras que riegan flores. 

-Michael Faudet


9.  Aprendiendo el arte de estar con Dios, nos dimos cuenta de que basta estar quietos, callar, estar en soledad con el Dios que conoce nuestro corazón, nuestras necesidades y nuestros anhelos. 

- AJ Sherrill, Being with God.


10.  La paz es una invitación en la vida cotidiana a respirar profundo, ahí mismo, en la incertidumbre.

 -Morgan Harper Nichols, Peace is a practice


Amor y gracia,

Sandy





 

viernes, diciembre 23, 2022

PENSANDO CON MI TAZA DE CAFÉ

 

Si se lo permitimos, Jesús puede transformar las piezas rotas de nuestra historia en una fuente inagotable de gracia y propósito.

 

La navidad no anestesia los rinconcitos de nuestro corazón que aún siguen doliendo. No borra el sabor agridulce de estar agradecidas por las bendiciones que nos rodean, y tristes por los que ya no están, al contrario, lo hace más evidente. Nos abraza con nostalgia, nos invita a reflexionar en su verdadero significado: EMMANUEL, Dios con nosotros.

 

¡No, no estamos solas!

Jesús conmigo en mis alegrías y tristezas.

Jesús conmigo en mis triunfos y fracasos.

Jesús conmigo en mis sentimientos encontrados.

Jesús conmigo en mi ansiedad y depresión.

Jesus conmigo en la imperfección de mis circunstancias.

Jesús conmigo en mis sueños cumplidos.

Jesús conmigo en el camino de mi crecimiento personal.

Jesús conmigo en todo momento...

¡trayendo  sanidad, fortaleza y nuevos comienzos!


¡Feliz Navidad y un 2023 lleno de gracia y crecimiento!



Amor y gracia,

Sandy

viernes, diciembre 16, 2022

JESÚS TE INVITA A TOMAR UN CAFÉ

 



Existe una voz superior, un suave susurro que acaricia tu alma y te invita al descanso.

 

Te pide un latte grande para alargar la plática y disfrutar de tu compañía. Acompaña tu café con pan recién horneado, aprovechas la oportunidad para preguntarle cómo pudo alimentar a miles con solo cinco panecillos. Jesús te regala una sonrisa, y mientras le pone mantequilla a tu pan te recuerda que, la insuficiencia del ser humano rendida en confianza y gratitud activa la sobreabundancia que fluye de su amor incondicional.

Suspiras. No hacen falta palabras. Te brinda una perspectiva superior, te embiste de plenitud, tu alma sonríe.

Tomas un sorbo de café, contemplas su mirada. No articulas palabra alguna, sin embargo, la elocuencia de tu corazón es escuchada. La calma te da los buenos días, te cobija con su paz.

En la quietud del momento, ahí, en la riqueza del silencio, en la placidez de su presencia, el propósito de tu vida es revelado. La gratitud invade tu alma, lágrimas de gozo embellecen tu rostro

Jesús, con su toque amoroso, limpia tus mejillas mientras susurra con ternura lo valiosa y amada que eres. Toma tus manos entre las suyas, te invita a estar siempre en la disposición de reposar tu corazón en la seguridad de su amor incondicional y en su gracia inmerecida.

Entre sorbitos y sorbitos quisieras detener el tiempo.



Amor y gracia,

Sandy

viernes, diciembre 09, 2022

NO TE OLVIDES DE TI

 

Y me dije a mí misma con un poco de rabia y la voz entrecortada, mientras trataba de no desplomarme: no te olvides de ti.

 

 

No es egoísta escuchar con amor el dialogo de tus emociones, validar tus sentimientos y expresar con claridad cómo te sientes, no para demandar empatía en otros, sino para encontrar lucidez en tu interior. Te hace bien.

Tienes permiso de cambiar de opinión, de cuestionar patrones de creencias que te han acompañado desde pequeña y que ya no encajan contigo. Puedes construir tu vida desde el amor y la abundancia en Dios, no desde el miedo y la escasez. Sí, puedes comprarte esa cartera, ese par de zapatos que tanto te gustan, sin sentirte culpable por ello. Consentirte no es pecado, es amor propio, necesario para una autoestima sana.

Aprende a decir “no” sin dar tantas explicaciones. No es tarea fácil, porque piensas más en el rechazo que en tu propio bienestar, sin embargo, ese paso de valentía te ahorrará muchos dolores de cabeza. Cuando dices “no” a algo que no añade valor a tu vida, le dices “si” a todo lo demás que hace sonreír tu alma.

Rompe el molde de las imposiciones sociales, familiares y personales que por tanto tiempo te han inmovilizado. Sácale la lengua a las expectativas que han puesto sobre tus hombros y conversa con tu ser auténtico, ese que encuentra felicidad en lo simple y cotidiano y que no pierde la esperanza de ver la realización de sus sueños.

Vive desde la honestidad, lejos de pretensiones y comparaciones, consciente de tus debilidades, consciente de tus fortalezas y consciente de que la vida es un constante aprendizaje, donde el camino es más relevante que el puerto de llegada.

Ámate, háblate con cariño y respeto, piensa cosas lindas de ti...

La rabia se disipó, respiré profundó, me soné la nariz y limpié las lágrimas de libertad que adornaban mis mejillas. Me sentí mucho mejor y prometí jamás olvidarme de mí.

Amor y gracia,

Sandy



viernes, noviembre 25, 2022

CAFÉ, FLORES Y UNA ORACIÓN


 No son las palabras perfectas, sino la sencillez de un corazón honesto.

 

 Para aliviar esos rinconcitos que aún siguen doliendo…

Jesús, gracias por el regalo de tu compañía, por escuchar con compasión mis silencios, por bordar mis heridas con hilo de gracia.

Eres paciente, tu dulce mirada desarma mis argumentos, aligeras mi carga, me abrigas con tu paz. Este dulce momento es bálsamo a mi mente, quietud a mis emociones; la armonía de tu amor trae sanidad, inspiración y consuelo.

Conoces todo sobre mí, sin embargo, no me juzgas ni me avergüenzas, al contrario, con susurros firmes y tiernos me vistes de dignidad —me enseñas a amarme a mí misma, a valorar las cualidades que adornan mi personalidad y aprender a no disculparme por ellas. Gracias por cultivar en mí el autocuidado y el autorrespeto.

Tu sonrisa extermina mis miedos e inquietudes. Me invitas a descansar en la riqueza de tu compañía, a intercambiar mis limitaciones por tu sobreabundancia, mi imposibilidad por tus riquezas.

Rebosas mi alma de felicidad, transformas mi perspectiva pintando el lienzo de mi imaginación con el pincel de tu gracia y las acuarelas de tus promesas. Me recuerdas que, el bien y la misericordia siempre me acompañan en el camino.

Jesús, gracia por amarme, por cuidar mi integridad, por validar mis sentimientos.

Háblame Jesús… te escucho.

Amén


Amor y gracias.

Sandy



viernes, noviembre 18, 2022

LIMONADA FRESCA PARA CORAZONES EN TRANSICIÓN

 

“No desentierres en duda lo que sembraste en fe”
- Elisabeth Elliot

 

Creer es recibir.

¿Qué promesa ha sembrado Dios en el jardín de tu corazón específicamente para esta temporada en tu vida?

No te sorprendas si vientos confusos de duda y temor luchan de manera activa por ahogar tu semilla de fe, es más, creo que nos hace bien hacer las paces con ese panorama, ya que la lógica humana camina en vía contraria a la soberanía divina.

Pero ¿cómo manejamos esos sentimientos tipo zigzag que llegan sin pedir permiso? Lo primero es, descansar en la seguridad de que Jesús entiende nuestra vulnerabilidad. No, no estamos solas en este dilema, su amor calma nuestra ansiedad.

Lo segundo sería, no brindarle galletas ni café a esos pensamientos que nos apartan de nuestro núcleo de paz. Podemos estar conscientes de que están ahí, y al mismo tiempo tomar la valiente decisión de anclar nuestro enfoque en la autoridad suprema que diseña nuestro destino —descansando en su compañía, meditando en sus palabras de gracia y afirmación, dibujando en el lienzo de nuestra imaginación el cumplimiento de sus promesas en nosotras.

Abraham se convirtió en padre de multitudes a pesar de tener cien años y una esposa estéril de noventa; aun cuando no había motivos para tener esperanza, reposó su corazón en la promesa que Dios le había dado.

Amiga, no pierdas la esperanza en tu proceso de transición, recuerda que tus sentimientos siguen tus pasos de fe. Sí, llegarán pensamientos desalentadores. Sí, nos abrazarán sentimientos no deseados, pero Dios es superior a todo eso y nos invita a descansar en su habilidad.

La fe no es una negación de la realidad, sino la afirmación de lo que Dios puede hacer en medio de ella. Descansa tu corazón en esta verdad… poco a poco, un día a la vez o unos cuantos minutos a la vez.

Amor y gracia,

Sandy