viernes, enero 21, 2022

QUIÉRETE BONITO

 “Un amor propio saludable y bien constituido partirá de un principio fundamental: Merezco todo aquello que me haga crecer como persona y ser feliz. M-e-r-e-z-c-o: pronunciado y degustado”. – Dr. Walter Riso

 


Para mi amiga que duda tanto de su valor y lo mucho que añade a las vidas de quienes la rodean...

 

Abre tus alas y recibe amor.   

No dudes en transformarte y volar.

Saborear el arte de quererte,

de pensar verdades hermosas de ti.

 

Descubre lo que te hace especial. 

Celebra el vibrar de todos tus sueños.

Muévete con carisma y propósito,

disfruta cada parte del proceso.

 

Libérate de las limitaciones,

de los pensamientos con mal aliento,

esos que roban tu creatividad.

 

Vive, sí, decide vivir ahora.

Sin vergüenza ni maletas pesadas.

Con pasión, libertad y valentía.

 

“Está vestida de fortaleza y dignidad, y se ríe sin temor al futuro” 

– Proverbios 31:25 (NTV)

Amor y gracia,

Sandy




viernes, enero 14, 2022

¡Y SE ENAMORÓ DEL CAMINO!

 

No temas compartir tu desorden con Jesús, él es experto en hacer obras de arte con nuestros garabatos.

 

 

Ella entendió que no existe una varita mágica para hacer desaparecer las heridas del camino, aunque le costó tiempo llegar a tal realización.

Por momentos, pensó que estaba destinada a vivir con su deshonrosa carga interna—esas que nadie comprende, nadie nota, nadie medica.

Sin embargo, en el epicentro de su oscuridad se coló un dulce rayito de esperanza, un suave susurro, invitándola a descansar en una verdad superior que las que rodeaban su vida, y ella se atrevió a creer.

Un paso de fe que desató la furia de sus razonamientos y dudas, pero a medida que se enfocaba en la esperanza y en la acogedora melodía de amor que acariciaba su alma, sin reprimir la realidad de su vulnerabilidad, descubrió que cada pisada alumbraba su camino.

La transformación ha sido lenta y continúa siéndolo, pero ese detalle parece importarle poco. Se enamoró del proceso, se enamoró del camino. Hizo amistad con la paciencia, encontró descanso en los brazos de Jesús.

Y, es que detrás de la belleza de una mujer que ha sabido llevar con dignidad sus cicatrices, existen eventos que quisieron aplastarla, pero, sobre todo, una historia de gracia que transformó en belleza sus cenizas.


“Me llevó a la sala del banquete, y sobre mí enarboló su bandera de amor”.

— Cantares 2:4 (NVI)

Amor y gracia,

Sandy


viernes, enero 07, 2022

A SORBITOS SABE MÁS RICO

 

Jesús me quiere menos ocupada y más feliz. Consciente de su aprobación, reposada en su amor, segura en su gracia.



Tranquila, amiga, que no te voy a preguntar cuáles son tus metas para este nuevo año.

No sé si a ti te pasa, pero siento que no bien hemos terminado de celebrar la Navidad, e inmediatamente somos embestidos con la urgencia de elaborar una lista de todo lo que necesitamos alcanzar en las próximas cincuenta y dos semanas.

Y no me refiero necesariamente a las exigencias sociales y toda la cultura que envuelve el tema, sino a nuestro propio diálogo interno—esa cantaleta continua que nos acosa con el estrés del mañana, pero nos impide celebrar el hoy y el camino que valientemente ya hemos recorrido.

Esa vocecita disfrazada de sabiduría que nos inclina a compararnos, a sentirnos estancadas, y hasta concluir que nada de lo que hacemos jamás será suficiente.

¿Reconoces el aliento de esos pensamientos? Yo los conozco muy bien.

Pero existe una voz superior, un suave susurro que acaricia nuestra alma y nos invita al descanso. Si, Jesús nos invita a degustar esa paz que solo su compañía provee.

Ahí, en la tranquilidad del momento, sin pretensiones ni apuros, reposadas en sus brazos de amor y comprensión, entendemos que todo lo demás que rodea nuestra vida, pequeño o grande, depende de la sencillez de este sagrado momento.

Porque no son los sueños cumplidos ni la realización de grandes proyectos lo que da plenitud, sino vivir en el propósito tallado por Dios especíalmente para cada una de nosotras.

Esta perspectiva no solo nos permite enamorarnos del proceso, sino también vivir libres de comparación.

 Amiga, nos hace bien hacer espacio en nuestra agenda para tomarnos un cafecito a solas con Jesús, lejos del bullicio y las demandas sociales.  Ahí encontramos  descanso, propósito y dirección, sorbito a sorbito.

“Dios bendice a quienes aman su palabra y alegres la estudian día y noche. Son como árboles sembrados junto a los arroyos: llegado el momento, dan mucho fruto y no se marchitan sus hojas. ¡Todo lo que hacen les sale bien!” – Salmo 1:2-3 (TLA)

Amor y gracia,

Sandy



sábado, diciembre 18, 2021

SANANDO, CRECIENDO, AVANZANDO

 

“La fe no es una epidural. Es una partera que está a mi lado diciendo ‘¡Puja!’. Se supone que duela”.  – Brené Brown

 

 

Existe belleza en los lugares rotos de tu corazón.

No te disculpes por tus sentimientos —por tener la valentía de seguir adelante a pesar de sentirte intimidada por las luchas que rodean tu vida de fe. Por aferrarte a las promesas de Dios, al mismo tiempo que tu alrededor parece derrumbarse. Por diariamente hacerle guerra a esos pensamientos cargados de desánimo y derrota.

La oposición que tienes frente a ti es una clara indicación de que vas por el camino correcto.

 ¿Quién dijo que la transformación ocurre de manera linear? Sería maravilloso, pero no es la realidad. La sanidad emocional no es un evento de un día, sino pequeños y temblorosos pasitos de fe, un día a la vez.

Nos hace bien recordar que, Jesús no pretende perfección de nosotras. Llegó a nuestro mundo a través de un árbol genealógico de personas imperfectas, para así identificarse con nuestras debilidades, con nuestras frustraciones con nuestros miedos.

Caminó nuestras calles, se sentó en nuestra mesa, escuchó nuestros silencios, secó nuestras lágrimas, sanó nuestras heridas.

Amiga, puede que no estés donde quisieras estar; quizás tus heridas han tardado más de lo que pensaste en cicatrizar, pero de una cosa estoy segura: no estás sola, cada lágrima es tomada en cuenta, estás en el camino correcto.

 Jesús está contigo en cada parte del proceso. Los rincones dolorosos de tu corazón encuentran sanidad en su toque amoroso.

Y, cuando pensamos que nada está pasando, que estamos estancadas y que Dios se ha olvidado de nosotras, es cuando más cerca estamos de ver los frutos de cada paso de fe.

No te desesperes, es normal que duela. Estás sanando, estás creciendo, estás avanzando.

Jesús está contigo.

«¡Miren! ¡La virgen concebirá un niño! Dará a luz un hijo, y lo llamarán Emanuel, que significa “Dios está con nosotros”». – Mateo 1:23 (NTV)

Amor y gracia,

Sandy


viernes, diciembre 10, 2021

ENTRE FLORES Y ESPINAS



Pretender menos y abrazar más mi imperfección —en ese incómodo lugar florece la gracia que tanto anhela mi alma.

 

Cuando mis emociones amanecen despeinadas.

Cuando se me dificulta explicar la razón de la ansiedad que me aprieta el pecho.

Cuando mis lágrimas hablan más que mil palabras.

Respiro profundo.

Respiro otra vez.

Respiro cuantas veces sea necesario.

Y recuerdo que, Jesús entiende los garabatos en mi corazón.

Eso me hace sentir mejor.

Mucho mejor.

 

Cuando mis pensamientos parecen cafetería en hora pico.

Y mis emociones, caricatura de shock eléctrico.

Él no me cuestiona.

No me sermonea.

No me hace sentir culpable.

Respiro profundo.

Respiro otra vez.

Respiro cuantas veces sea necesario.

Y recuerdo que, Jesús entiende los garabatos en mi corazón.

Eso me hace sentir mejor.

Mucho mejor.

 

Su amor calma mis miedos.

Su amor me llena de esperanza.

En sus manos, mis dilemas son semillas de gracia y propósito.

Soy amada, comprendida, bendecida.

Saberlo me hace sentir bien,

Vivirlo, mucho mejor.

 

“Él sana a los de corazón quebrantado y les venda las heridas. Cuenta las estrellas y llama a cada una por su nombre. ¡Qué grande es nuestro Señor! ¡Su poder es absoluto! ¡Su comprensión supera todo entendimiento!”

 – Salmo 147:3-5 (NTV)


Amor y gracia,

Sandy

 

viernes, diciembre 03, 2021

JESÚS, AYÚDAME, NO ME QUIERO SENTIR ASÍ.

 

Habla con Jesús, desahógate con Jesús, cuéntale a Jesús, llora con Jesús, espera en Jesús, descansa en Jesús.

 

 

Oración orgánica para esos días que tus miedos y dudas intentan ahogar tu fe:

 

Jesús, gracias por escucharme con amor y paciencia.

Sabes perfectamente como me siento. Mi corazón es un libro abierto en tus manos, no hay nada oculto en mí, lo sabes todo.

Te ofrendo esta vulnerabilidad asfixiante que me impide descansar en las promesas que me has dado como herencia.

Afina mi oído para distinguir tu voz sobre todas las demás que compiten en mi interior.

Enséñame a cultivar el silencio, a disfrutar la riqueza de tu compañía, a descansar en tu presencia.

Abrázame con tu favor, calma la furia de mis pensamientos con la verdad y autoridad de tu Palabra.

Confronta mis miedos con tu amor.

Acurrúcame en tu pecho, y si lloro, apriétame un poquito más. Susurra palabras de sanidad y afirmación; abre mi espíritu a tus posibilidades.

Jesús, decido creerte a ti, aunque mis emociones insistan en ahogar mi fe. Tu Palabra prevalece, así que, construyo mi vida, mis planes y los sueños que me has dado en la seguridad de tus promesas.

Gracias por entenderme, por sostenerme, por no compararme con otros ni exigirme más de lo que humanamente puedo hacer.

Gracias por fortalecer mi fe y por coronarme de perseverancia cuando siento que he tocado fondo.

Te ofrendo mi vulnerabilidad y descanso en la esperanza que me brindan tus promesas.

Gracias Jesús.

¡Amén!

“Por lo tanto, los que hemos acudido a él en busca de refugio podemos estar bien confiados aferrándonos a la esperanza que está delante de nosotros.  Esta esperanza es un ancla firme y confiable para el alma”. – Hebreos 6:18-19 (NTV)

Amor y gracia

Sandy


viernes, noviembre 26, 2021

DESCANSA


 

Sin embargo, la realidad de mis emociones jamás debería poner en tela de Juicio el amor de Dios ni la fidelidad de sus promesas.

 

 

Sé que a veces sientes que tus sueños parecen inalcanzables.

Sé que a veces cuestionas tus talentos y sientes que no tienes mucho que ofrecer.

Sé que a veces te comparas con personas menos capacitadas que tú y te preguntas por qué han alcanzado sus metas y tú no.

Sé que a veces miras al futuro con un poco de temor y te invaden escenarios que asaltan tu confianza y encadenan tus pensamientos en un círculo vicioso de ansiedad y desesperanza.

¿Qué te digo? Yo también me he sentido igual, y muchísimo más ahora en medio de esta bendita pandemia que ha llegado a cambiarnos la coreografía de vida a todos.

¡Está de madre! Ya cumplimos dos años en este maratón.

Nos ayuda sentir lo que sentimos, y al mismo tiempo descansar en Dios —en su amor, en su fidelidad, en habilidad, en su soberanía.


Su amor nos invita a ser honestas, a llorar en su regazo, a sacar del pecho aquello que sólo Él puede entender.


Su fidelidad nos invita a construir en sus promesas, no en nuestras dudas y temores.


Su habilidad nos invita a mirar nuestra imposibilidad como oportunidad de ser protagonistas de su mano milagrosa. ¿Sabías que lo imposible se derrite ante su poder?


Su soberanía nos invita a descansar, porque no hay nada que escape de su control. Las mismas manos que crearon la profundad del universo, son las mismas que limpian nuestras lágrimas, nos acurrucan en su pecho, nos sostienen con seguridad.


No, no estás sola. Jesús está contigo. Exprésale sin timidez tus garabatos internos. Él honra tu honestidad.

Su amor, su fidelidad, su habilidad y su soberanía son terreno firme donde puedes construir tu vida, así que, descansa.

“Me has dado tu escudo de victoria. Tu mano derecha me sostiene; tu ayuda me ha engrandecido”. – Salmo 18:35 (NTV)

Amor y gracia,

Sandy


viernes, noviembre 19, 2021

SIMPLEMENTE HUMANA

 

Desplómate en el lugar correcto. Desplómate a los pies de Jesús.

 

Para mi amiga agotada emocionalmente…

 

Tienes permiso de sentir,

de validar tus emociones,

de desenredar tus garabatos,

de platicar con tus dilemas.

 

Tienes permiso de llorar,

sí, de llorar.

Sin dar explicaciones válidas,

sin esperar empatía,

simplemente llorar.

 

Permiso de abrazar tu vulnerabilidad,

de saltar de espalda al vacío

como quien se da por vencido,

de sonreírle a la fe,

y dejar que ella alumbre el camino.

 

Permiso de creer,

de apostarlo todo a Dios,

de llorar amargamente en su regazo,

de perderte en su mirada,

de renacer en su descanso.

 

Tienes permiso de bailar,

bailar al compás de su amor,

al ritmo de tus aflicciones,

en perfecta armonía con su gracia

y tu desierto.

“Nuestra ayuda viene del Señor, quien hizo el cielo y la tierra”. – Salmo 124:8 (NTV)

Amor y gracia,

Sandy


viernes, noviembre 12, 2021

EL SABOR AGRIDULCE DE LA NAVIDAD


Que los mejores adornos que decoren nuestra casa sea la colección de momentos simples que con el tiempo se transforman en lindas memorias.

 


Hagamos las paces con la nostalgia y las emociones encontradas que esta época del año despierta en muchas de nosotras.

Este año mi familia ha sufrido la pérdida de dos seres que, aunque han dejado un legado de resiliencia, también han dejado un inmenso vacío y dolor. Quizás tú también estés en las mismas, ya sea por la partida de alguien importante en tu vida o por alguna dificultad que te roba el descanso y la alegría.

Yo propongo refugiarnos en los brazos de Jesús y disfrutar la verdadera esencia de la Navidad: Su presencia.

  • Su presencia nos invita a sentir, a llorar, a ser vulnerables sin sentirnos culpables, sino amadas y comprendidas.
  • Su presencia nos invita a sanar, a abrazar la esperanza, a soñar con nuevos comienzos.
  • Su presencia nos invita a reflexionar, a estar presentes, a respetar el valor del tiempo, a apreciar la riqueza de lo cotidiano con las personas que amamos.
  • Su presencia nos invita a celebrar. Celebrar con los que están, celebrar el legado de los que partieron, celebrar las tradiciones familiares y crear memorias inolvidables.

Si, la Navidad trae emociones agridulces. Abrazar esta verdad nos sumerge en una perspectiva que engrandece su esencia y minimiza lo superficial.

Así que, vamos a poner nuestras casas hermosas como testimonio de que, aunque nuestras circunstancias no sean perfectas, no estamos solas, Jesús está con nosotras.

Su presencia nos invita a sentir, a sanar, a reflexionar y a celebrar.

¡Miren! ¡La virgen concebirá un niño! Dará a luz un hijo, y lo llamarán Emanuel, que significa “Dios está con nosotros”. – Mateo 1:23 (NTV)

Amor y gracia,

Sandy



viernes, noviembre 05, 2021

UN MOMENTO PARA MÍ SOLITA


Es de sabios respetar el agotamiento físico; es permitido no estar disponible todo el tiempo
.

 

Sin lugar a duda, hay días adobados con estrés y desgaste emocional…

Esos que nos hacen sentir que la vida es como una caminadora de hacer ejercicios —en constante movimiento, pero sin llegar a ningún lugar.

Andamos en piloto automático, con una discrepancia interna, como si algunas piezas estuvieran fuera de lugar.

Nos sentimos malhumoradas, irritadas, y lo peor del caso es que no tenemos una razón concreta —simplemente nos sentimos “blah”.

Por experiencia, creo que muchas veces llegamos a ese punto de ebullición, por una o por todas las siguientes posibilidades:


  • Nuestros pensamientos están estacionados en lugares incorrectos.

A veces andamos buscándole la quinta pata al gato, razonando y dibujando el peor escenario posible, en vez de tener una conversación orgánica con Jesús e intercambiar nuestras preocupaciones por su comprensión, fidelidad y cuidado.


  • Ausencia de límites saludables.

Con frecuencia nos comprometemos más de lo que debemos, y terminamos drenadas.

Cuánto nos cuesta decir “no”, pero el “sí” lo tenemos en la punta de la lengua, sale sin pensarlo mucho ¡qué cosa!

Nos hace bien hacer las paces con la idea de no estar disponibles todo el tiempo. Así abrimos espacio en nuestra agenda para las cosas que realmente importan.

Una agenda bien administrada abre paso a la calma, a la creatividad y por supuesto, a la productividad.


  • Carencia de descanso

Cultivemos el arte de no hacer nada. De tomar una siesta, tirarnos en el sofá a ver esos dibujos animados que nos conectan con lindos recuerdos de infancia, tomarnos un café o dos sin apuro, contemplar nuestras plantas, escuchar música, no sé, cualquier actividad que invite a honrar el descanso.

Los días complicados son parte de la vida, pero vale la pena recordar que. tenemos el timón de la calidad de pensamientos que permitimos aterrizar, tenemos el control de nuestra agenda y de nuestro tiempo de descanso. Como leí el otro día por ahí: puedo con todo, pero no con todo a la vez.

Jesús sonríe cuando honramos el descanso.

“En la tranquilidad y en la confianza está su fortaleza”. – Isaías 30:15 (NTV)

Amor y gracia,

Sandy